Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo Whatsapp Logo Telegram

El tiempo en Boca del Río, Veracruz:
May 31, 2020 / 06:23
¿Cómo debe actuar un líder durante la crisis del coronavirus? 7 claves
¿Cómo debe actuar un líder durante la crisis del coronavirus? 7 claves
No queremos líderes que improvisen, ni líderes narcisistas que se limiten a ver problemas y a no generar soluciones. En un contexto como el actual, necesitamos un liderazgo hábil, efectivo, capaz de anticipar necesidades y por encima de todo, empático y humano.

Es en los momentos difíciles cuando más se necesita un liderazgo hábil, efectivo y ante todo humano. Sin embargo, admitámoslo, son muy pocos los que están preparados para asumir un desafío semejante en un escenario como el actual. El desgaste, las críticas y el entredicho pueden ser tremendos. No obstante, ¿cómo debería actuar un líder durante la crisis del coronavirus? ¿Hay algunas estrategias clave en este sentido?

La respuestas es sí. Esas habilidades en realidad servirían por igual a expertos en seguridad sanitaria, líderes políticos, responsables organizativos, jefes de comunicación y a cualquier directivo de una gran o pequeña empresa. La estrategia clave es no improvisar y no caer en visiones y comportamientos narcisistas como algunos de los que hemos visto últimamente.
















Un ejemplo. Algo que deberían dejar de lado muchas de nuestras figuras públicas es el «tic verbal» de nadie podía prever algo así o nos hemos limitado a seguir los consejos de los expertos. Cuando un líder deriva en este estilo de comunicación siembra mayor incertidumbre y desconfianza.

Aún más, también hemos sido testigos de esas conductas hiperbólicas de «este virus aquí no va a llegar, hagamos vida normal y estimulemos la economía». Alexandr Lukashenko, presidente de Bielorrusia advertía a su población aquello de «mejor morir de pie que morir de rodillas». López Obrador, presidente de México, animaba a su gente a salir a comer a los restaurantes. Podríamos dar decenas de ese mal liderazgo que, como otra plaga, se ha extendido en el mundo en las últimas semanas.

El contexto actual es un caldo de cultivo continuo para la incertidumbre, la ansiedad y el miedo. Toda preocupación es legítima y comprensible. Toda angustia, respetable. Ahora bien, algo que debe tener claro todo líder es que lo último que debe generar es mayor desconcierto.

El liderazgo requiere ahora mismo saber caminar por un campo de minas. Ni más ni menos. Es entender que un mal paso, una mala comunicación o cualquier error provocará que el suelo tiemble bajo y pierda el equilibrio. El impacto que se genera con ese traspiés puede ser grave. Es prioritario conocer esos pilares sobre cómo debe actuar un líder durante la crisis del coronavirus.

1. Calma y honestidad

No importa la gravedad de la situación. No importa que las previsiones a corto y largo plazo sean igual de negativas. En medio de cualquier escenario, un líder debe transmitir calma y ser completamente honesto con aquello que transmite. La templanza confiere seguridad a quien escucha y en un contexto de angustia esa actitud resulta valiosa.

Asimismo, pocas cosas son tan importantes como la honestidad en todo momento. Tergiversar datos o recurrir a la mentira es otra bomba de relojería que al final, también acaba estallando.

2. Un líder necesita un equipo competente al que debe empoderar

Si un líder distribuye competencias entre su equipo, muestra mayor solvencia y confianza. Si toda la capacidad de decisión y comunicación recae sobre el propio líder, estamos ante un comportamiento autoritario que escora también en la desconfianza e incluso en el odio. No es lo adecuado.

El buen líder es una figura más dentro de un equipo. En ese núcleo deben integrarse personas competentes y claves en la acción estratégica para afrontar cualquier problema en el contexto actual.

3. La buena comunicación, factor clave

El modo sobre cómo debe actuar un líder durante la crisis del coronavirus pasa por una herramienta troncal: la buena comunicación. Y tengámoslo claro, en las actuales circunstancias no resulta fácil. Si ese líder es excesivamente carismático, generará desconfianza. Si es excesivamente frío, despertará miedo y suspicacia.

Se necesita estar en ese ecuador intermedio en el cual, poder despertar respeto. Esa comunicación no admite florituras, solo palabras certeras y claras en las que no quepan las dudas o las ambigüedades. Saber dar malas noticias, advertencias y combinar todo ello con el aliento de la esperanza requiere sin duda de unas adecuadas dotes de inteligencia emocional y asertividad.

4. Compasión y humanidad

El liderazgo narcisista, hiperbólico y autoritario no tiene cabida en un escenario de pandemia. Tampoco nos sirve un líder crítico, que gusta de culpabilizar a otros, que solo sabe señalar los problemas y errores ajenos logrando con ello, despertar el caos. No necesitamos líderes de esa pasta.

En el actual momento, es más necesario que nunca el liderazgo compasivo, ese que es capaz de conectar con el dolor humano, que demuestra su preocupación por las personas, que busca centrarse en las respuestas a los problemas antes que en buscar culpables.

5. Sentido de comunidad, apertura y colaboración

Para entender cómo debe actuar un líder durante la crisis del coronavirus hay que tener claro un aspecto: toda adversidad necesita acción. Es por ello que una estrategia clave será la de activar recursos, personas, crear puentes con otras comunidades, con otras regiones y países. Un buen líder debe saber pedir ayuda y ofrecerla. Debe ser abierto y crear redes colaborativas en las que fluyan recursos, ideas, información, etc.

6. Efectividad, rectificación, resolución

Toda crisis demanda avances cotidianos. Si no hay logros algo se está haciendo mal. Es por ello que el líder y su equipo deben monitorizar sus avances, detectar errores, solventarlos, anticipar riesgos, innovar y resolver cada día, cada segundo.


7. Anticipar y estar preparados para otras crisis

Quien no anticipa, improvisa. Quien no se prepara para lo peor, no podrá siquiera reaccionar ante problemas menores. Anticipar, prevenir, idear, diseñar e ingeniar estrategias de respuesta ante situaciones semejantes en el futuro es otra obligación moral y estratégica de cualquier líder.

Tengámoslo claro, hay muchas maneras de reaccionar ante las adversidades como la actual pandemia, pero la forma en que debe actuar un líder durante la crisis del coronavirus debe ser determinante; sin dejar nada al azar, sin caer en la mera improvisación. Ahora, más que nunca, importa la humanidad y no la política.

LaMenteesMaravillosa.com

CD/YC

Notas Relacionadas:

4 nuevos tipos de liderazgo, ¿qué clase de líder eres?
“Con patrullas y equipo, reforzamos seguridad de sanandrescanos”: Tavo Pérez
El rol del líder, ¿Experto en generar o en matar el compromiso?

EN TIEMPO REAL
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio