Boca del Río, Veracruz, México Martes 17 de septiembre de 2019
Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo Whatsapp Logo Telegram

El tiempo en Boca del Río, Veracruz:
Ago 23, 2019 / 08:00
Evangelio del Día
Evangelio del Día
¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68

Ver evangelio en línea

Viernes, 23 De Agosto
Viernes de la vigésima semana del Tiempo Ordinario
Calendario ordinarioVer el comentario abajo
Santa Rosa de Lima , San Restituto Antioquía Más...

Evangelio según San Mateo 22,34-40.
Cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron con Él,
y uno de ellos, que era doctor de la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba:
"Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?".
Jesús le respondió: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu.
Este es el más grande y el primer mandamiento.
El segundo es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas".

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.
Bulle

San Basilio (c. 330-379)
monje y obispo de Cesárea en Capadocia, doctor de la Iglesia
Grandes Reglas, Q. 2

«Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón»
Hemos recibido de Dios la natural tendencia a hacer lo que él manda y no nos podemos revelar como si nos pidiera una cosa totalmente extraordinaria, ni enorgullecernos como si diéramos más de lo que se nos ha dado... Al recibir de Dios el mandamiento del amor, inmediatamente, desde nuestro origen, poseemos la facultad natural de amar. Esta información no nos viene desde fuera de nosotros mismos; cada uno, por sí mismo, puede darse cuenta que, naturalmente, buscamos lo que es bueno...; sin que nadie nos lo enseñe, amamos a nuestros allegados por la sangre o por matrimonio; en fin, que gustosos manifestamos nuestra benevolencia a nuestros bienhechores.
Ahora bien ¿hay algo más admirable que la belleza de Dios?... ¿Hay un deseo más ardiente que la sed provocada por Dios en el alma purificada, que clama con sincera emoción: «El amor me ha llagado»? (Ct 2,5)... Esta belleza es invisible a los ojos del cuerpo; tan sólo el alma y la inteligencia pueden captarla. Cada vez que ha iluminado a los santos, ha dejado en ellos el aguijón de un gran deseo, hasta tal punto que han exclamado: «Ay de mí que mi destierro se alarga» (Sl 119, 5), «¿Cuándo entraré a ver el rostro de Dios?» (Sl 41,3) y « Quisiera marcharme y estar con Cristo» (Flp 1,23). «Mi alma tiene sed del Dios vivo» (Sl 41,3)... Es así que los hombres, naturalmente, aspiran a lo bueno. Y lo que es bueno es también soberanamente amable; ahora bien, Dios es bueno; todo busca lo bueno; así pues: todo busca a Dios...
Si el afecto de los niños por sus padres es un sentimiento natural que se manifiesta en los instintos de los animales y en la disposición de los hombres a amar a su madre desde la más tierna edad, no seamos menos inteligentes que los niños, ni más estúpidos que las bestias salvajes: no nos quedemos delante de Dios que nos ha creado como si fuéramos unos extraños sin amor. Aunque no hubiéramos aprendido a través de su bondad lo que él es, aún así deberíamos, por el único motivo de ser creados por él, amarlo por encima de todo, y tenerle siempre en el recuerdo como los niños lo tiene con su madre.



CD/GL

Notas Relacionadas:

El Evangelio, hoy lunes 03 de junio

EN TIEMPO REAL
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio