Boca del Río, Veracruz, México Sábado 17 de agosto de 2019
Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo Whatsapp Logo Telegram

El tiempo en Boca del Río, Veracruz:
Abr 26, 2019 / 08:00
Evangelio del Día
Evangelio del Día
¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68


Viernes, 26 De Abril
Viernes de la Octava de Pascua
Calendario ordinarioVer el comentario abajo
Beato Estanislao Kubista , San Isidoro de Sevilla Más...

Evangelio según San Juan 21,1-14.
Jesús se apareció otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Sucedió así:
estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el Mellizo, Natanael, el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos discípulos.
Simón Pedro les dijo: "Voy a pescar". Ellos le respondieron: "Vamos también nosotros". Salieron y subieron a la barca. Pero esa noche no pescaron nada.
Al amanecer, Jesús estaba en la orilla, aunque los discípulos no sabían que era él.
Jesús les dijo: "Muchachos, ¿tienen algo para comer?". Ellos respondieron: "No".
El les dijo: "Tiren la red a la derecha de la barca y encontrarán". Ellos la tiraron y se llenó tanto de peces que no podían arrastrarla.
El discípulo al que Jesús amaba dijo a Pedro: "¡Es el Señor!". Cuando Simón Pedro oyó que era el Señor, se ciñó la túnica, que era lo único que llevaba puesto, y se tiró al agua.
Los otros discípulos fueron en la barca, arrastrando la red con los peces, porque estaban sólo a unos cien metros de la orilla.
Al bajar a tierra vieron que había fuego preparado, un pescado sobre las brasas y pan.
Jesús les dijo: "Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar".
Simón Pedro subió a la barca y sacó la red a tierra, llena de peces grandes: eran ciento cincuenta y tres y, a pesar de ser tantos, la red no se rompió.
Jesús les dijo: "Vengan a comer". Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: "¿Quién eres", porque sabían que era el Señor.
Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio, e hizo lo mismo con el pescado.
Esta fue la tercera vez que Jesús resucitado se apareció a sus discípulos.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.
Bulle

San Gregorio Magno (c. 540-604)
papa y doctor de la Iglesia
Homilías sobre el Evangelio, nº 24 (traducido de Le Barrou, rev.; src©Evangelizo.org)

«Pedro arrastró la red hasta la orilla»
Después de haber pescado tan gran cantidad de peces «Simón Pedro subió a la barca y arrastró la red hasta la orilla» Supongo que habrán comprendido por qué fue Pedro quien arrastró la red hasta la orilla. En efecto, es a él a quien se confió la santa Iglesia, es a él a quien se dijo personalmente: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas? Apacienta mis ovejas». Así, lo que fue anunciado en palabras una segunda vez, es primero significado por una acción.
Es el predicador de la Iglesia el que nos separa del oleaje de este mundo, es entonces necesario que Pedro guíe hasta tierra la red llena de peces. Él en persona ha arrastrado los peces hasta la tierra firme de la orilla porque, por su santa predicación, ha hecho conocer a los fieles la inmutabilidad de la patria eterna. Lo ha hecho tanto por sus palabras como por sus epístolas y lo sigue haciendo cada día con sus milagros. Cada vez que nos lleva al amor del descanso eterno, cada vez que nos hace dejar el tumulto de las cosas de este mundo ¿no somos, acaso, como peces pescados por las redes de la fe, que él arrastra hasta la orilla?




Jn 21, 1-14
¿Dónde estamos tirando las redes para pescar?


Pedro decide ir a pescar y los demás discípulos se unen a él, lo acompañan. Han tirado varías veces las redes sin pescar nada ¿Habrán hecho esto en un lugar equivocado? ¿Porqué no han pescado nada?.

Jesús se les aparece de nuevo y les pregunta si han pescado algo, ante la respuesta negativa de los apóstoles les indica tirar de nuevo las redes diciéndoles a dónde; ahora la pesca es abundante.

Hoy a muchos de nosotros no nos gusta salir a pescar, preferimos quedarnos donde estamos. Nos quejamos de que nuestros templos están vacíos pero no hacemos nada por llenarlos. Los que llegamos a salir lo hacemos desde nuestras propias ideas sin querer escuchar hacia dónde debemos tirar las redes.

Jesús resucitado se hace presente en medio de nosotros y nos indica que sin importar el cansancio en que nos encontremos debemos de seguir tirando las redes, tirarlas donde él diga y no dónde yo quiero.

Podemos sentarnos a la mesa a comer con él, allí no sólo nos llenaremos de alegría por estar con él sino también por haber realizado lo que él nos indicó además nos llenaremos de fuerzas para seguir pescando.

Hay muchos peces sólo nos hace falta ir a pescar en el lugar indicado y que esté no sea la pecera del vecino.

Feliz viernes de pascua.


CD/GL/YC

Notas Relacionadas:
Sin Notas relacionadas


EN TIEMPO REAL
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio