Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo Whatsapp Logo Telegram

El tiempo en Boca del R�o, Veracruz:
Sin tacto
La primera del año
Sergio González Levet
Jan 4, 2021 / 09:55
Agradezco a la admirada lectora y al gentil lector por haber seguido esta columna durante el inenarrable año que por fin terminó; año de angustias y terrores que nos enfrentó a lo inédito, a lo desconocido, a lo terrible.

En 2020, vea usted, se nos acabó el mundo en el que creíamos vivir más o menos bien, y tuvimos que reinventarnos para poder seguir alentando la ilusión de que algún día se iba a acabar la pandemia y todos saldríamos de ella siendo mejores seres humanos.

Pero no, quienes sigamos vivos vamos a tener que luchar en un mundo diferente, con otras reglas y retos nuevos. Me gustan quienes piensan que los seres humanos saldremos mejores de la pandemia, que el encierro nos hizo reflexionar y ahora todos seremos más justos, más nobles, más buenos.

Pero la historia del hombre nos dice otra cosa. Y si nos sustentamos en lo que realmente ha pasado después de cataclismos, sabremos que lo que sigue será una lucha en la que sobrevivirán y medrarán los más fuertes, los que mejor se hayan adaptado a los cambios y los que sepan sobrellevar la desgracia, los resilientes.

Quienes hayan supervivido a la pandemia, saldrán famélicos en varios sentidos: con un organismo degradado por el encierro, con las emociones a flor de piel, con el valor mermado por el terror de la enfermedad.

Y todos querrán vivir mejor; garantizar el presente para asegurar en lo posible el futuro, incierto como nunca; obtener las más adecuadas condiciones y la mayor fuerza para vencer a las hienas y los lobos en que se convertirán muchos… y muchas.

Viene la primera prueba, que es lograr la vacuna para todos los cercanos, y que sea una buena aplicación, no un clon o un placebo con los que gobiernos y farmacéuticas tendrán que batallar para no caer en la tentación de engañar al pueblo bueno y honrado. Y enfermo.

Y la segunda prueba será prevalecer en el mundo del trabajo, que ya no será igual que antes, más competido, más exigente, menos bonancible.

Pareciera la visión de un apocalipsis, la copia burda de una película de anticipación de Hollywood, tan proclive a los desastres y al fin de la civilización moderna.

Pero no, el mundo seguirá su marcha. Diferente, pero seguirá. Y podremos encontrar hombres buenos y gobernantes justos que darán a esperanza de que en un futuro no tan lejano se pueda instalar la utopía.

Quiero creer que en un momento dado se podrá vencer la Covid-19 cuando por fin todos los humanos de este planeta hayan sido vacunados convenientemente.

Quiero creer que finalmente prevalecerá el bien.

Quiero creer que habrá nuevas leyes para equilibrar la balanza de fuerzas entre los fuertes y los débiles.

Quiero creer… aunque dude.

sglevet@gmail.com

CD/YC

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.
COLUMNAS
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio