Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo Whatsapp Logo Telegram

El tiempo en Boca del R�o, Veracruz:
Desde el Sur
Videocámaras de vigilancia en Minatitlán
Guillermo Gutiérrez Arias
Ene 20, 2020 / 11:21
*** “Policía de presidencia”


Minatitlán, Ver.- Amigos Minatitlecos, en la ciudad hay 203 cámaras de videovigilancia.

El ayuntamiento de Minatitlán en el 2019 destinó un millón de pesos para mantenimiento de 28 Cámaras de Videovigilancia que son de su propiedad y tiene en comodato con el Gobierno del Estado de Veracruz a través del C-4.
Realiza trabajos el personal técnico para la reubicación de dos cámaras para que todas “funcionen” como debe de ser.
Una de las estrategias de los gobiernos federal, estatal y municipal, es la prevención del delito a través de la videovigilancia.

El Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares destinó un millonario presupuesto para las cámaras de videovigilancia, pero estas nunca funcionaron y todo resultó un presunto fraude que es investigado por las autoridades ministeriales.
Sin embargo, en su momento, también se comentó la versión de que “no eran puestas a funcionar por una rivalidad entre el gobierno municipal y el C-4 en cuanto a la operatividad”.

El celo “gubernamental” entre el PAN y Morena en el 2018 evitó que las cámaras instaladas por la administración de MAYL empezaran a funcionar a pesar de los millones de pesos que se destinaron para el proyecto.

Sin embargo, vemos que Minatitlán es uno de los municipios más azotados y dañados por la delincuencia organizada, después de Coatzacoalcos en el Sur de la entidad.

En las grandes ciudades como México, Guadalajara, Monterrey y otras, hemos visto que a través de las videocámaras se ha logrado evitar delitos.

De igual manera el seguimiento que dan coordinadamente los elementos policiacos cuando detectan un delito para perseguir a los delincuentes.

Y en otros casos, las videocámaras han servido para identificar a los responsables de diversos delitos.

Minatitlán es una ciudad chica, aunque el municipio sea uno de los más grandes del estado de Veracruz.

Por lo tanto, con las 203 videocámaras que hay, debería ser una de las ciudades más vigiladas y seguras de la entidad, aplicando el principio “oficial” de que sirven para inhibir a los delincuentes.

Sin embargo, resulta lo contrario, las videocámaras hasta el momento, no han dado los resultados que se plantean en las reuniones del Gabinete de Seguridad en donde intervienen las tres instancias de gobierno y que brindan un informe diariamente a la presidencia de la república.

Cuando logren dejar a un lado “el celo institucional” y se coordinen los elementos policiacos, podrá haber resultados positivos.

Cuando logren funcionar las cámaras y dejen de ser un “adorno” y justificación de gastos oficiales, habrá mayor vigilancia.

Solamente de manera coordinada, personal humano y apoyado por el valioso equipo técnico, operado profesionalmente, podrán garantizar la prevención, el combate y seguimiento de los tantos delitos que se cometen en la ciudad.

Es “vergonzoso” que tanto dinero que se ha destinado para patrullas, armamento, equipamiento, capacitación de los elementos policiales y los resultados, no sean los esperados por la ciudadanía, la que sigue siendo víctima de la extorsión, del secuestro, del cobro de piso, asaltos bancarios, robos con violencia y los “cortinasos” que se pusieron de moda en Coatzacoalcos y Minatitlán.

Pero además, es más importante que la certificación y los exámenes de confiabilidad sean “parejos”, no solo para los policías, sino que también los jefes, tengan que realizarlos, para garantizar la confiabilidad en ellos.

Del actual jefe de la policía municipal, Manuel Susunaga Guzmán, mucho se habló desde su nombramiento, incluso una copia nos hicieron llegar de que había sido impedido para ejercer algún cargo, por presuntas irregularidades en su responsabilidad como funcionario en otra entidad.

Cubriendo la fuente policiaca desde el inicio de mi carrera, hasta hace unos tres años, conocí a muchos inspectores, comandantes de la policía municipal, al igual que jefes de la judicial, ahora llamada ministerial.

La mayor parte con carrera policiaca. Pero ellos trabajaban en sus oficinas de la comandancia de la policía municipal o judicial.

Su responsabilidad coordinar y vigilar a los elementos policiacos y el aspecto operativo de las unidades, señalando en estadísticas y en planos los “focos” rojos para reforzar la vigilancia.

Sin embargo, el actual jefe de la policía municipal, se la pasa la mayor parte del día en el palacio municipal, como “portero” de la presidencia y con una o dos patrullas estacionadas en doble fila frente al palacio municipal.

Su trabajo es severamente criticado por la ciudadanía, por los representantes de organizaciones y los integrantes del cabildo. Pero no se toman las acciones para ponerlo a trabajar y deje de ser “policía de la puerta de la presidencia”.

Esa no es su responsabilidad, su función es garantizar la seguridad a la ciudadanía y dar resultados.

De lo contrario, para nada sirven tantos millones de pesos que se han gasto para seguridad pública, si los resultados son tan malos y en perjuicio de la población. Hay que reordenar el aparato policiaco. Hasta la próxima, Primero Dios.


CD/YC

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.
COLUMNAS
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio