Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo Whatsapp Logo Telegram

El tiempo en Boca del R�o, Veracruz:
Línea Política
La cola larga
Agustín Contreras Stein
Jul 22, 2019 / 14:13
UN AMIGO PERIODISTA me ha dicho, luego de que lo interrogué sobre la nula respuesta que los partidos políticos y la clase política en general, mantienen con respecto a las barbaridades que se cometen en las actuales administraciones, tanto nacional, como estatal y municipal.

Y fue claro y preciso.

Los partidos políticos, y la misma clase política, en su mayoría, no han dicho nada, porque, porque sencillamente tienen una larga cola que les pisen y en cuanto digan algo o sencillamente expresen algún desacuerdo con los proyectos de la cuarta transformación, de inmediato se darán a conocer la serie de expedientes que se guardan para tenerlos quietos, calladitos y al margen de toda cuestión relacionada con la serie de errores que se están cuestionado todos los días por el pueblo.

Como se sabe, siguió diciendo mi amigo periodista, todos los que han pasado por la administración pública, en cualquier momento de su vida, dejaron alguna muestra de su actuación. Algunos hicieron las cosas más o menos bien, pero otros, con enorme descaro, se llevaron cuanto pudieron y eso, aunque mucho se quiera borrar, siempre dejan una huella por donde los pueden perseguir.

Claro, que mientras no digan nada y se mantengan calladitos, es posible que algunos de esos errores que tienen en sus respectivas hojas de servicio, pueden ser pasadas por alto, incluso, para aquellos que no se conformaron con llevarse unos cuantos pesos, como aquél famoso alcalde que aseguró haber robado poquito, sino que se despacharon con la cuchara grande y hoy son prósperos políticos que disfrutan de estos beneficios que se concedieron.

¿Entonces, repliqué a mi amigo periodista, para ti todos los políticos no pueden decir nada, porque sencillamente, estarían atados por su pasado?.

Así es, amigo, pues de lo contrario, teniendo todavía su presencia en el ámbito político y haber sido, de alguna manera, personajes ampliamente conocidos y con gran experiencia, ya hubieran salido a contradecir cada cosa que se dice públicamente por el actual gobierno. Es más ya hubieran encabezado manifestaciones para repudiar a esta administración que está llevando al país a un verdadero despeñadero y no precisamente como el que se decía que pasaba con el ex Presidente Peña Nieto. Desde luego, que hasta pudiera pensarse que están de acuerdo con lo que está pasando, porque consideran que esto es parte de la democracia, ya que ahora es tiempo de que les toque a otros actores políticos, como les tocó en su tiempo a ellos mismos.

Es cierto, le dije a mi amigo periodista, pero resulta que López Obrador, siempre dijo algo, en aquellos tiempos en que buscaba la Presidencia de la República, con expresiones todavía coherentes y con respaldo claro y preciso, porque ahora, que ya es Presidente, sigue diciendo las cosas en contra del pasado, pero no tiene pruebas que aportar, por lo que se limita a señalar vagamente, para ver quien cae.

Es que no es posible, le dije a mi amigo periodista, que tanto político de peso, de gran experiencia, de conocimientos amplios en todos los sentidos, se mantenga al margen y dejen que el Presidente, haga lo que quiera, de manera voluntariosa, en el país.

Son los tiempos, me dijo mi amigo periodista. Es posible que ese gobierno no llegue ni siquiera a transformar su propio quehacer político, porque para las malas suyas, ni siquiera estaban preparados para esta oportunidad democrática, que los demás partidos políticos, le han concedido. La buscaron y la encontraron, pero en un momento desafortunado para ellos, porque sus proyectos políticos, no estaban contemplados, no tenían la madurez que se requiere para gobernar a un país como México, y de paso, amigo, ni siquiera un Estado de la República, como estamos viendo en Veracruz.

¿Algo así le pasó al gobierno de Vicente Fox?, interrogué nuevamente a mi amigo periodista.

Ándale, ya que si te acuerdas, el ex Presidente Fox, tuvo que esperar varios días para que le cayera el veinte de que había ganado y entonces comenzó su preocupación sobre lo que debía hacer.

Pero no hizo nada, le dije a mi amigo periodista.

Es que hay una duda, me dijo, que seguramente muchos piensan que fue porque nunca le cayó el veinte.

Pero, oye, le dije a mi amigo periodista.

No estábamos en lo de la cola larga.

CD/YC

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.
COLUMNAS
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio