Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo Whatsapp Logo Telegram

El tiempo en Boca del R�o, Veracruz:
Línea Política
Crisis de unidad política
Agustín Contreras Stein
Jul 17, 2019 / 19:35
A ESTAS alturas resulta que ninguno de los partidos políticos que existen debidamente registrados en México, tiene la unidad política interna que requieren para seguir jugando el papel democrático, que supuestamente ejercen dentro del ámbito político del país.

El partido Revolucionario Institucional, por ejemplo, se encuentra en plena lucha interna para alcanzar la cohesión de sus militantes, después de que una avalancha electoral se llevó parte o casi toda la fortaleza política que tenía frente a los demás partidos políticos, incluyendo, desde luego al mismo partido de Morena, que apenas se asomaba en la participación política de México.

El Partido de Acción Nacional, ni se diga, tan solo en la imposición de su candidato a la Presidencia de la República, se dividió, de tal forma, que después de su derrota, tampoco se ha levantado y lo peor es que se encuentra en un estado parsimonioso que no le permite ni siquiera alzar la voz cuando se necesita, pues está tan debilitado como el PRI y otras organizaciones políticas que fueron arrasadas por el huracán político que representaba, por cierto, hasta hace poco el mismo Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Pero lo más sorprendente y lo decimos de esta manera, porque de verdad resulta increíble que el Partido Morena, también, a escasos ocho meses de tener en poder en sus manos, ahora también se ve afectado por las pugnas internas que lo están dividiendo seriamente y en las cuales, al parecer, no interviene el mismo líder nacional de este partido, quien está dejando que se hagan pedazos.

Cuando más unidos debieran estar, resulta que estas organizaciones políticas, las más fuertes en el ambiente político nacional, estén pasando por estos apuros, cuando en otros tiempos, han tenido, cada uno, la fuerza política suficiente como resultado de la unidad que se genera dentro de sus propias bases.

Esto quiere decir que existe una gran crisis interna en todos los partidos políticos y la lucha es precisamente en ese sentido, la de fortalecer su propia militancia para poder continuar siendo parte de los procesos electoral y con la posibilidad de tener éxito. El PRI, el PAN y ahora Morena, se debaten precisamente en este problema interno, pues las divisiones se han generado desde hace años, pero con mayor evidencia, para dos de ellos, en el reciente proceso electoral, donde sus siglas se han demeritado.

Así es que no es problema solamente del partido tricolor, al cual han dado por muerto en varias ocasiones, debido a que su militancia se ha reducido considerablemente y hasta diversas estrategias se han puesto en operación para poder rescatarlo. Se habló, en el caso de este partido, hasta de borrar sus siglas para darle otro nombre y levantarse de nuevo, cuestión que ha estado lejos de llevarse a cabo, porque con sus siglas o con otras, la militancia podría ser la misma. Cambiar de nombre y hasta de estatutos no resolvería el problema mayor que tiene en su vida interior.

La renovación de sus cuadros podrá ser, quizá, en poco tiempo, una solución a los problemas de unidad política, siempre y cuando, todos vuelvan a estar de acuerdo, como en el pasado que sin necesidad de aplicar la democracia interna se mantenía fuerte y con grandes posibilidades de triunfo electoral y hasta, curiosamente, se respetaba plenamente la famosa disciplina política a la cual todos obedecían.

Pero en fin, el comentario surge, porque en los recientes días se quebrantado la unidad política de Morena, saliendo a relucir los encontronazos políticos y los desacuerdos entre los mismos grupos que se han creado dentro del partido en el poder.

Morena, no sabe qué hacer en estos casos y la fala de experiencia en el manejo político de su vida interna, dará como resultados que en las próximas elecciones se presente como los demás, con una evidente merma en sus militancia y consecuentemente en fortaleza política para un evento electoral que pondría a funcionar el aparato de la medición frente a un proceso mayor y posterior en el que el mismo Presidente, está interesado desde ahora, tratando de comprar anticipadamente los votos que requerirá para seguir existiendo en la vida política de México, y con el poder que ahora tiene.

----------------------

VIENE LA REPOSICION.

Y VAYA LO QUE está pasando en el PAN, pues resulta que finalmente, todo se indica de esta manera, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ha determinado anular la elección de la dirigencia estatal, en el Estado de Veracruz. Este tema, indudablemente, forma parte, como ya lo veníamos apuntando de la famosa crisis interna de cada partido político en estos tiempos de grandes acontecimientos políticos.

De esta manera, el PAN, se verá en la necesidad de realizar una elección extraordinaria que recomponga todas las irregularidades en las que se cayó en la pasada elección.

Va para atrás la elección donde supuestamente había ganado José de Jesús Mancha Alarcón, aquél personaje del que se escribió muchas veces por haber sido uno de los más beneficiados con obras y servicios que el gobierno de Yunes Linares, le concedió, apareciendo, desde luego, nombres como el de su esposa y hasta de su mamá, en calidad de prestanombres.

Debe estar feliz o cuando menos contento, el que también fuera aspirante a la dirigencia estatal del PAN, Joaquín Rosendo Guzmán Avilés, quien había interpuesto los recursos necesarios para que se investigaran las irregularidades de la pasada elección.

No se sabe, por ahora, si serán los mismos contendientes o aparecerán otros aspirantes a presidir la dirigencia estatal del blanquiazul, lo que sería un poco más sano, tomando en cuenta que no ser así, la cadena de inconformidades podría continuar por mucho tiempo.

------------------------

VAMOS PARA ATRÁS.

EN SU SEGUNDO año del ejercicio constitucional del poder, el alcalde de Xalapa, está viendo como se le complica la gobernabilidad municipal.

Es cierto, sin querer molestar, sino simplemente, pasar a ser parte de las diversas observaciones que se han venido haciendo al gobierno que encabeza Hipólito Rodríguez Herrero, todo parece indicar que no hay plena voluntad para hacer las cosas.

Falta interés y no otra cosa, pues recursos hay dentro de la administración municipal, para la realización de las obras que se tienen demandadas. Hay, como una especie también, de valemadrismo, al no querer ni siquiera atender las peticiones de los ciudadanos.

Lo sucedido hace unas horas, en Palacio Municipal, da una muestra de que el Presidente Municipal, no quiere hacer nada. Qué le costaba, por ejemplo, recibir a las personas que se han visto afectadas por los altos cobros del agua potable y buscar, junto con ellos, una solución adecuada, sin tener que obligar a los demandantes, a utilizar otras estrategias como la de cortarse las venas en protesta por la falta atención.

Nunca se había sabido de estas escenas tan escalofriantes para llamar la atención de las autoridades. No era un problema del otro mundo, sino la corrección a la que había lugar por la toma irregular del medidor, ya que, por otra parte, se sabe que la mayoría de funcionarios municipales, precisamente del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado, realizan estas actividades en las rodillas, si ocuparse de hacerlas correctamente frente a los medidores.

Con una poquita de atención, con una poquita nada más, Señor Presidente, se resuelven muchas cosas.


---------------------

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

NUESTRO CORREO: ac_stein58@yahoo.com.mx




CD/GL

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.
COLUMNAS
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio