Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo Whatsapp Logo Telegram

El tiempo en Boca del R�o, Veracruz:
Desde la Veritas Cruz
El Estrés del Poder
Adolfo Roberto Pérez Valdés
Jul 10, 2019 / 21:20
Las facultades del presidente.
El presidente es uno.
Urzúa y sus diferencias.
Despedida emocional.



Heroica Ciudad y Puerto de la Veracruz. 10 de julio de 2019.- Un profundo morbo desató e invadió los espacios informativos el evento de la renuncia del Secretario de Hacienda y Crédito Federal, Carlos Manuel Urzúa Macías.

El personaje divulgó una carta dirigida al presidente en la red twitter.

El texto y los motivos tienen una marca de profunda discordancia de propósitos y culminan en el desajuste social con la dinámica del ejercicio del poder.

Urzúa no superó el estrés del poder. Y vino el desajuste, sucumbió al Síndrome General de Adaptación y Reacción/SGAR.

El presidente declaró en su conferencia matutina de hoy, que Carlos Manuel discrepó con él, con Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, con Germán Martínez, ex director del Instituto Mexicano del Seguro Social y algunos personajes más probablemente.

En todo el frenesí informativo desencadenado desde ayer, no se menciona que es el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, quien define la ruta del gobierno, ello dentro del ejercicio de sus facultades constitucionales (Artículo 89), y de las disposiciones de la ley orgánica de la Administración Pública Federal, el Reglamento Interno de la Secretaria de Hacienda y otras disposiciones normativas.

Urzúa era un subordinado y en su discrepancia se impuso la ruptura. Se desarmonizó la estructura jerárquica. El presidente es uno y nadie más.

Como subordinado y empleado del presidente, Urzúa actuó al impulso del estrés o del síndrome general de adaptación y reacción/SGAR. Dijo nuestro paisano Andrés Manuel López Obrador, que Carlos Manuel le habría pedido divulgar hasta el fin de semana la renuncia.

Pero resolvió el presidente ayer hacer pública la ruptura y renuncia ese mismo día.

La decisión revela resolución, entereza e integridad del paisano presidente, que no se permitió un propinar un sabadazo al ambiente político. La república mexicana vive una atmósfera de envenenamiento sistemático por las facciones resistentes al cambio.

El conflicto artificial de centenares (una minoría entre miles) de policías federales se había finiquitado, y ahora se asoma la probable deportación masiva de mexicanos por Estados Unidos y la fijación de aranceles punitivos a derivados metálicos del acero por parte de dicha nación.

Y la presente, irresoluta e insoslayable emergencia humanitaria resultante del incesante éxodo de Honduras, El Salvador y Guatemala. La catástrofe espiritual y económica centroamericana no cesa.

Al ambiente hostil y de resistencia se agregó, como Caballo de Troya, la disonante actuación del subordinado Urzúa.

Carlos Manuel abanderó una continuidad de las tesis neoliberales, fue lo señalado por el paisano presidente Andrés Manuel. Obviamente no tenía viabilidad alguna, lo malo que no se aguantó al aguinaldo, como cualquier empleado asalariado. Ni modo le ganó la emoción.


CD/GL

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.
COLUMNAS
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio