Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo Whatsapp Logo Telegram

El tiempo en Boca del R�o, Veracruz:
Desde la Veritas Cruz
Hostiles e Inercias
Adolfo Roberto Pérez Valdés
Jun 20, 2019 / 18:53
No cede el encono.
Mala fe y hostilidad.
Las inercias culturales.


Mi gratitud a los comentarios de mis ínclitos lectores Erick Celso Garrido, Ruperto Portela Alvarado, José Sadoc Benítez Ortíz, Juan Cuan Martínez y Eduardo Alejandro González Pérez. Son motivantes sus apreciaciones.

Es una realidad palpable y verificable, el desarrollo cotidiano de una enconada, persistente y sistemática campaña de sabotaje hacia el trabajo político administrativo del gobierno federal y su proyecto denominado la Cuarta Transformación.

En la conferencia matutina del jueves 20 de junio, el presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Andrés Manuel López Obrador, ha referido que existe una “atmósfera envolvente de mala fe”.

Dice bien el Padre de la Cuarta Transformación y Prócer demócrata de la Libertad de Expresión.

Dicha atmósfera es marcadamente tóxica y persigue un envenenamiento masivo, que demanda (como requisito de éxito) el afán saboteador de los adversarios y enemigos de los propósitos benefactores del actual presidente.

¿Quiénes son y serán los beneficiarios de la Cuarta Transformación?

Los más vulnerables; los pobres, a quienes puso en primer lugar López Obrador en su retórica al celebrarse su asunción al rango presidencial.

Ese día lo dejó en claro: primero los pobres, enfatizó el Padre de la Cuarta Transformación y Prócer demócrata de la Libertad de Expresión.

Pero la hostilidad desplegada por los oponentes, enemigos y adversarios encuentra terreno fértil en las inercias culturales del corrupto, oprobioso y envilecedor sistema político mexicano.

La tóxica y letal atmósfera envolvente de mala fe, creada y atizada cotidianamente por los saboteadores del régimen federal es una continuidad de los agravios sistemáticos manifestados en lo que fue la campaña electoral.

Los agravios no sólo son para López Obrador sino también para los millones de seres humanos vulnerables que vivimos en esta envilecida, empobrecida y endeudada nación.

LAS INERCIAS

El sistema republicano que aún padecemos se construyó durante decenios, su cimentación ocurrió en la vigencia del llamado Maximato, cuando la hegemonía y usufructo del poder presidencial se encontraba al gusto del perverso Plutarco Elías Calles.

El general Calles impuso el anti democrático dominio absoluto y excluyente del proyecto político denominado Partido Nacional Revolucionario/PNR.

¿Qué nación tendríamos los mexicanos si el Maximato o la voluntad del general Calles (con el beneplácito y complicidad del general Álvaro Obregón) no hubiesen masacrado a los generales Arnulfo R. Gómez y Francisco Serrano?

Ambos candidatos opositores de Álvaro Obregón.

¿Qué nación tendríamos de haberse respetado la campaña y triunfo de José Vasconcelos, oponente de Pascual Ortiz Rubio, candidato del PNR?

¿Qué sería de la democracia si el general Saturnino Cedillo, hubiese elegido ser candidato opositor y no encabezar el último y cruento levantamiento de un militar en activo? Episodio histórico referido por López Obrador en su asunción presidencial. Evento surgido de las diferencias de Saturnino Cedillo con Lázaro Cárdenas.

¿Qué sería del PNR/PRM/PRI si la voluntad presidencial hubiese respetado la emergencia de candidatos prospectos a la presidencia como Aarón Sáenz, el general Francisco J. Múgica, Javier Rojo, el general Miguel Henríquez y otros?

¿Qué sociedad tendríamos de haberse reconocido el triunfo del general Juan Andrew Almazán, candidato opositor del general Manuel Ávila Camacho?

Obviamente, otro sería nuestro presente. Uno distinto y enteramente diferente al hostil acontecer republicano de encono y revanchismo que sortea el Padre de la Cuarta Transformación.

Sin embargo, a esa hostilidad programada y diseñada por esos declarados adversarios, se han sumado un número impreciso y no del todo cuantificado de servidores públicos que accedieron a diversos cargos del nuevo régimen.

Envueltos y enajenados a inercias culturales y orgánicas del sistema político, jurídico y administrativo asumen con un cinismo insultante prácticas y corruptelas aún sin desterrar. Es el caso del nepotismo y perpetuar la opacidad en el desempeño del servicio público.

Al Padre de la Cuarta Transformación y Prócer demócrata de la Libertad de Expresión le es preciso atajar y jalar riendas a la visible codicia, soberbia y cinismo que se evidencian en distintos personajes ligados a un proyecto de un futuro mejor, el cual al parecer no entienden o no lo aceptan en verdad.


CD/GL

* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.
COLUMNAS
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio