.:: Cambio Digital ::.
Boca del Río, Veracruz, México 
viernes
 19 de 
diciembre
 de 2014

Efemérides del Periodismo Mexicano: Diógenes Ferrand


Fecha: 17/04/2012
Hora: 06:59 hrs.

Redacción

Diógenes Ferrand, periodista, crítico teatral y abogado español que era colaborador de varias publicaciones mexicanas, falleció el 17 de abril de 1929 en circunstancias trágicas: mató a su esposa, la mexicana María Teresa Paz, y luego se suicidó en Madrid, España, donde a la sazón residían.

Ferrand anduvo por toda América y estuvo en México dos o tres veces, desde la época del porfirismo, al que criticó en ciertos artículos que le encargaban los periódicos de la oposición. Formaba parte del grupo de Mario Votira, Fernández Benedico, El chamaco Longoria, Pepe Elizondo, Rafael Medina y otros jóvenes periodistas de la época.

Escribía con facilidad sobre teatro, toros, deportes y viajes. Como los artículos no producían suficiente dinero, Ferrand solía ampararse en las empresas teatrales, que representaba con éxito, llegando a ser gerente del Fábregas. Había estrenado alguna cosa en los escenarios. Apto, luchador e inquieto, desplegaba gran actividad en sus variados cometidos.

Estuvo en Brasil, Argentina y Cuba, pero mostro cierta predilección por México, donde residió bastantes años.

En un viaje a Pachuca, Ferrand conoció a la señorita María Teresa Paz, de honorable familia de intelectuales, de la que se enamoró, casándose con ella en México. Se dice que María Teresa Paz era una mujer verdaderamente bella.

En México colaboró en La Risa (1911) y, desde Madrid, en castillos y Leones (1920-1922). También fue corresponsal de El Universal Ilustrado en España (1923). En El Nacional fundó una sección especial llamada “Chismorreo Teatral”; para El Universal escribía “Toros y deportes”.

El diario madrileño La libertad del 18 de abril de 1929, así como otros cotidianos de la capital española, publicaron con amplios detalles la tragedia conyugal, que fue muy lamentada en los centros literarios, periodísticos y teatrales, donde Ferrand era conocido y estimado. Se puso énfasis en que la señora María Teresa Paz era muy inteligente, que realizó una entrevista periodística a Luis Freg (el torero) y que dio muestras de aptitud para las letras.
Diógenes Ferrand había nacido en Galicia. Su padre era un profesionista francés y su madre era española.

En la información publicada aquí por Excélsior, el 18 de abril de 1929, se manifestaba: “Los datos recogidos hasta la fecha coinciden en expresar que en los últimos tiempos Ferrand, cuyo carácter pacífico era bien conocido de todos, padecía una grave enfermedad mental, al mismo tiempo que una profunda consunción. Dicen los periódicos que su desequilibrio debe haber sido la causa del doble crimen”.


JAIME TORRES BODET


Jaime Torres Bodet, escritor, educador, diplomático y periodista, nació el 17 de abril de 1902 en la ciudad de México, y murió disparándose una bala en el paladar el 13 de mayo de 1972, en la biblioteca de su residencia en la capital de la República.

A los dieciséis años terminó el bachiller en la Escuela Nacional Preparatoria, y a los diecinueve regresó a ella en calidad de secretario. Así inició su brillante carrera administrativa que lo llevaría a ser secretario particular de José Vasconcelos, funcionario de Educación y salubridad, diplomático, dos veces secretario de educación, secretario de Relaciones Exteriores y director general de la UNESCO.

Al mismo tiempo desarrolló una intensa carrera literaria de notable calidad, y en el periodismo fue codirector de la revista Falange (1922-1923).

Codirector de la revista Contemporáneos (1928-1931), colaborador de la Revista de Revistas (1925-1926), de Revista de Occidente; de la Gaceta Literaria, de Madrid, España, y director de la revista México y la Cultura (1926).

José Luis Martínez dice que la carrera intelectual de Torres Bodet “ha sido una de las más notables del México contemporáneo”.

Como secretario de Educación reorganizó y dio nuevo impulso a la campaña alfabetizadora, creó el Instituto de Capacitación del Magisterio, construyo numerosas escuelas, organizó la comisión revisora de Planes y programas y Programas, inició la Biblioteca Enciclopédica Popular, dirigió el valioso compendio México y la Cultura (1946); construyó la Escuela Nacional de Maestros, La Escuela Normal Superior y el Conservatorio Nacional en la ciudad de México y dio, en fin, “coherencia doctriniana a la educación mexicana”.

Al terminar su gestión educativa pasó a ocupar la Secretaria de Relaciones y, en 1948, fue designado director general de la UNESCO, cargo que ocupó hasta 1952.

De 1955 a 1958 fue embajador de México en París, y de 1958 a 1964 ocupó por segunda vez la Secretaría de Educación Pública, lapso en que inició el Plan Nacional de Once Años para resolver el problema de la educación primaria en el país, y fundó la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito.

En sus ensayos y estudios de crítica literaria, publicados en su mayoría inicialmente en la revista Contemporáneos, y reunidos luego algunos de ellos en un volumen con el mismo nombre (1928), unía Torres Bodet un conocimiento pleno y siempre remozado de letras antiguas y modernas a un espíritu alerta y a un estilo dúctil y de transparente riqueza.

Su crítica rectificó, en su tiempo, el valor de muchos falsos brillos y contribuyó singularmente a la formación de la educación literaria en las nuevas generaciones.

Sus escritos relacionados con sus cargos públicos, discursos y mensajes, entre los que se encuentran páginas admirables como la oración a la madre o el discurso académico sobre la responsabilidad del escritor, están consagrados a elucidar los problemas de la educación y la concordia internacional de México y el mundo.

Recibió el Premio Nacional de Letras en 1966 y doctorados honoris causa de las universidades de Albuquerque, Burdeos, Bruselas, La Habana, Lima, Lydin, Mérida, México, Paris, Sinaloa y del sur de California. Perteneció a El Colegio Nacional, al Instituto de Francia y a las academias Mexicana (de la Lengua) y del Mundo Latino.

Autor prolífico, escribió seis tomos de sus memorias: tiempo de arena (1955), Años contra el tiempo (1969), La victoria sin alas (1970), El destierro internacional (1971), La tierra prometida (1971) y Equinoccio (1974).

La tarde del lunes 13 de mayo de 1974 Torres Bodet se quitó la vida en la biblioteca de su residencia. Dejó una breve nota que decía: “He llegado a un instante en que no puedo, a fuerza de enfermedades, seguir fingiendo que vivo. A esperar día a día la muerte, prefiero convocarla y hacerlo a tiempo. No quiero dar molestias ni inspirar lastima a nadie. Habré cumplido hasta la ultima hora con mi deber”.

El cuerpo de don Jaime Torres Bodet reposa en la rotonda de los Hombres Ilustres del Panteón Civil de Dolores.

CD/YC





 


 

Ingresar Correo:
 

06:01 hrs.
05:54 hrs.
05:17 hrs.
05:12 hrs.
05:02 hrs.
04:11 hrs.
03:46 hrs.
01:14 hrs.
00:02 hrs.
23:28 hrs.


         
 
Dirección: Antón de Alaminos 236 entre Av. Américas y Paseo Jacarandas
Fracc. Virginia Boca del Río, Veracruz. C.P. 94294
Teléfono: (229) 922-97 15


Consejo Editorial